Historia - Nazareno de Sanlúcar
16016
page,page-id-16016,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_leftright,page_not_loaded,,qode-theme-ver-7.2,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12.1,vc_responsive
 

Historia

MÁS DE 5 SIGLOS DE AMOR POR UN PUEBLO

Des­gra­ci­ada­mente no es posi­ble abor­dar con total pre­cisión los orí­genes de la Her­man­dad del Nazareno habida.

2434
Año de fundación

Siglo XVI

Titulares

Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz en Jerusalén, Ntra. Sra. de la Amargura y San Juan Evangelista

Director espiritual

Iltmo. Sr. Monseñor D. Luis Núñez Rodríguez

Basílica

Basil­ica Menor de Nues­tra Señora de la Cari­dad Coro­n­ada

Hermano Mayor

Manuel Harana Guillén

Número de hermanos

850 hermanos/as (aprox.)

Los Estatutos de la Hermandad, dicen sobre la fundación de la misma: “Fue fundada entre los años 1.572 y 1.573 por D. Bartolomé de Guisa, labrador y viñista natural de esta ciudad de Sanlúcar de Barrameda, quien en unión de otras personas del mismo gremio y asesorados por el Sr. Arcipreste, Licenciado D. Pedro Toscano, redactaron los primeros estatutos de la Hermandad., los cuales fueron enviados a Su Eminencia Reverendísima el Sr. Cardenal Arzobispo de la Diócesis de Sevilla, para su aprobación.

1

Una vez aprobados, se reunieron nuevamente el Sr. Arcipreste, D. Bartolomé de Guisa y demás compañeros de comisión, y una vez dada lectura a los Estatutos con las indicaciones y enmiendas anotadas por el Sr. Cardenal, quedó constituida y establecida canónicamente la Hermandad en la Ermita de Santiago y San Bartolomé, sita en la calle Cristo de las Aguas de esta Ciudad, en una casa que había donado D. Bartolomé a la Hermandad.

A partir de esa fecha, ya era sacada en procesión la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno, portada en andas por los Hermanos.

Los Padres Agustinos se aposentaron en la citada Ermita contra la voluntad de la Hermandad, pero con la intervención de los Excelentísimos Señores Duques de Medina Sidonia procedieron, Hermandad y Comunidad Agustina, a la construcción de la Iglesia y convento de San Agustín, en la calle que actualmente ostenta dicho nombre.”

Según explica D. Fernando Cruz Isidoro en su libro “La Hermandad del Nazareno de Sanlúcar de Barrameda. Historia y arte.”, antes que nada hay que señalar que los datos expuestos no están basados en ningún documento, y su análisis nos lleva a la conclusión de que caen en graves contradicciones.”, por ejemplo, la ermita de la que toman posesión los Padres Agustinos pertenecía a la Hermandad del Dulce Nombre de Jesús, que nada tenía que ver con la del Nazareno. Sostiene, a tenor de la documentación analizada, que sobre la fundación de la esta Hermandad podemos concluir que se fundó bajo los auspicios agustinos (como las Hermandad del Nazareno de Arcos de la Frontera), orden que siempre ejerció sobre ella un fuerte ascendente por considerarla propia. Que su fundación debió ser hacia 1574 o en fechas inmediatas, lo que la convertiría en una de las hermandades más antiguas del primitivo Arzobispado hispalense que abarcaba las provincias de Huelva, Sevilla, Cádiz y el noroeste de la de Málaga.

La primera referencia escrita aparece en el relato que el capellán de la Casa Ducal, D. Juan Vandalo, realizó de la solemne procesión que, tras la Sentencia de Calificación de Sus Milagros, se hizo en Sanlúcar con la Imagen de Ntra. Sra. de la Caridad el 15 de Agosto de 1.609, en la que participaron todas las hermandades en orden de antigüedad, y en la que esta Hermandad ocupó el cuarto puesto.

La Hermandad hizo voto de defensa de la Inmaculada el año 1.616, un año después de que lo realizara la “Primitiva Hermandad de los Nazarenos de Sevilla, Archicofradía Pontificia y Real de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Santa Cruz en Jerusalén y María Santísima de la Concepción”. Esta Hermandad sevillana tiene la facultad, concedida por S. S. León XII, por Bula de 16 de julio de 1824, de agregar a ella a cualquier otra hermandad o cofradía, cualquiera que fuese el lugar de su radicación, y comunicarle todas las gracias e indulgencias ( ver apartado “Indulgencias” del menú) que aquélla tuviera concedidas, siempre que lo solicitase y tuviera igual advocación. La Hermandad del Nazareno de Sanlúcar está agregada a la de Sevilla, aunque no tenemos constancia de la fecha en la que se produjo dicha agregación.

En 1648 adquiere un solar y se construye la Capilla del Nazareno en el convento de San Agustín. En estas fechas ya existía la imagen de Ntro. Padre Jesús Nazareno.

Obtiene el referendo oficial de unas Reglas en 1656, que son las más antiguas que se han encontrado, aunque en ellas se dice que son una renovación de otras más antiguas. El libro que contiene dichas reglas viene titulado: “Regla de la cofradía i Hermandad de Jesús Nazareno i de la Virgen Sanctíma Nuestra Señora de las Virtudes, fundada en el monasterio de Santiago de la horden de San Augustín, desta ciudad de Sanlúcar de Barrameda, este año. Pedro Cumplido lo escrivió. Año de 1656”.

En 1742 se compra el solar y se construye, en el convento de San Agustín, la Capilla de la Dolorosa.

1968-05-01 Junta de Gobierno Nazareno

El 25 de Junio de 1783 se promulga, por Carlos III, una Real Cédula por la que se ordenaba la extinción de todas las hermandades gremiales, y de aquellas establecidas sin autorización real y eclesiástica. En 1793, la Hermandad comienza los trámites para ver aprobadas sus reglas a la luz de esta nueva disposición, asunto este que se dilató al interponer el convento de San Agustín una denuncia contra el mayordomo de la Hermandad por posesión indebida de unos varales de plata. A pesar de contar con el apoyo incondicional de la clerecía sanluqueña que aseguraba la manifiesta antigüedad de la hermandad y que esta no tenía carácter gremial, no se obtuvo la Real ejecutoria de aprobación hasta el 12 de julio de 1797. En esta Real ejecutoria se ordenaba la unión de la Hermandad con la sacramental de la Parroquia de la O y el traslado de la hermandad resultante de la fusión a la capilla que la sacramental poseía en esta iglesia. Esta disposición quedó en suspenso, y finalmente no se llevó acabo, pues el pleito por los varales de plata todavía esta sin resolver, y por la oposición de la comunidad agustina que consideraba a la Hermandad de fundación propia. El pleito de los varales terminó mal para ambas partes, pues el 29 de noviembre de 1798 se ordenó fuesen llevados a la Real Casa de la Moneda de Sevilla, donde llegaron en abril de 1799, y en donde sus más de siete quilos y medio de plata fueron reducidos a moneda, por valor de 20594 reales y 28 maravedíes, de los que se hizo cargo, en calidad de depósito, la Hacienda estatal, percibiendo la Hermandad cuando finalmente ganó el pleito, una renta anual.

Como consecuencia del pleito por los varales, la Hermandad estuvo en suspenso desde 1794 hasta 1808.

Durante la invasión francesa, se decretó la supresión de todas las órdenes religiosas. Al ser el convento de San Agustín clausurado, la hermandad se traslada al Santuario de Ntra. Sra. de la Caridad. En el permanece desde 1810, año de la entrada de las tropas francesas en Sanlúcar, hasta 1814 que vuelven al convento.

El convento volvió a ser clausurado en 1821, como consecuencia del decreto ley de 25 de octubre de 1820 por el que se volvían a suprimir y reducir los monasterios. La Hermandad vuelve a trasladarse al Santuario de Ntra. Sra. de la Caridad, esta vez con la intención de que el traslado fuese definitivo, por lo que su mayordomo solicita el 6 de septiembre de 1821, a la marquesa de Villafranca, patrona del Santuario, en cuya Casa recaía por fundación de los antiguos señores de Sanlúcar los duques de Medina Sidonia, su autorización para el traslado. La Hermandad permanece en el Santuario dos años, hasta noviembre de 1823, en el que reabierto de nuevo el convento, su prior insta varias veces al mayordomo a regresar a su primitiva capilla, lo que no hubo más remedio que acatar, aunque a desgana, verificándose el traslado el 23 de ese mes.

El convento agustino fue definitivamente clausurado como consecuencia del Real Decreto de 11 de octubre de 1835, promovido por el liberal Juan Álvarez Méndez, más conocido por Mendizábal, y en el que se declaraban suprimidos todos los monasterios. Esta vez la Hermandad se encontró peor situación que las anteriores, pues sus pertenencias fueron secuestradas junto con las del cenobio. El 25 de septiembre de ese, se obtuvo permiso para trasladarse de nuevo, y ya definitivamente, al Santuario de Ntra. Sra. de la Caridad con sus imágenes y todos sus enseres. Desde entonces tiene la Hermandad su Sede Canónica en dicho templo con sus altares propios, manteniendo el culto a sus titulares ininterrumpidamente y sin dejar de existir en ningún momento.

En 1923, su majestad don Alfonso XIII, acepta el cargo de Presidente Mayor Honorario, comunicado a través del jefe superior de Palacio en oficio de 24 de enero. A partir de estos momentos la Hermandad incorpora a su título la calificación de Real, que jurídicamente ya tendría desde fines del siglo XVIII, ya que sus reglas habían sido aprobadas por Real Ejecutoria del Consejo de Castilla. También ostentan el título de Presidente Mayor Honorario a perpetuidad, el Ilmo. Sr. Arzobispo de Sevilla, El Excmo. Sr. Alcalde de Sanlúcar, el Ministro de Agricultura (que lo aceptó el 31 de julio de 1952) y el Duque de Medina Sidonia (desde octubre de 1957), recibiendo su esposa el de Camarera Mayor perpetua.

Entre los meses de junio y julio de 1925 se construye el actual camarín de Ntro. Padre Jesús Nazareno, que se inauguró de forma solemne el 11 de octubre de ese año, con la asistencia de la serenísima infanta doña Beatriz de Sajonia Coburgo Romanoff, esposa del infante don Alfonso de Orleans, y de las autoridades locales. El camarín fue reformado en 1957, adquiriendo su actual aspecto.

Con el advenimiento de la II República, en 1931, la Hermandad sufre una paralización que durará hasta 1934. No realiza su Estación de Penitencia en los años de 1933 y 1934, aunque mantuvo sus cultos en la iglesia. En 1935 vuelve a realizar su Estación de Penitencia.

En marzo de 1965, la Hermandad traslada sus imágenes titulares a la Parroquia de Ntra. Sra. de la O, dado que en el Santuario de Ntra. Sra. de la Caridad se acometen obras de restauración de sus envejecidos claustros, a punto de derrumbe, para asentar en los mismos a la RR. HH. de San José. Situación análoga se vive en 1989, año en el que se remozó la iglesia, volviendo a trasladar sus imágenes a la Parroquia de Ntra. Sra. de la O, realizando ese año su salida procesional desde la iglesia del Convento de San Diego.

El 8 de diciembre de 1996, se bendijo la Casa de Hermandad.

La imagen de Ntra. Sra. de la Amargura fue la elegida para realizar la salida extraordinaria que cerró los actos que se organizaron con motivo del CL Aniversario de la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción. Dicha salida extraordinaria tuvo lugar el 8 de Diciembre de 2005, y durante la misma se bendijo, por el nuncio de Su Santidad Monseñor Monteiro de Castro, un monumento a la Inmaculada Concepción colocado en la plaza conocida popularmente como “El Pradillo”. (crónica y fotos de los actos conmemorativos del CV aniversario de la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción.)

El 26 de abril de 2007, el pleno del Exmo. Ayuntamiento nombra “Alcalde Honorario Perpetuo de la Ciudad” a la imagen de Ntro. P. Jesús Nazareno. El 22 de Junio de 2008, durante una Solemne Eucaristía que se celebró en honor de Ntro. P. Jesús Nazareno en la Basílica Menor de Ntra. Sra. de la Caridad, sede canónica de la Hermandad, que comenzó a las 11:00 horas y que estuvo presidida por el Iltmo. Sr. Monseñor D. Luis Núñez Rodríguez, Prelado de Honor de S. S. y Director Espiritual de la Hermandad, tuvo lugar el acto de entrega del bastón de mando y del citado nombramiento. Tras ser leído el expediente de concesión por parte de la secretaria accidental de Exmo. Ayuntamiento, y tras la intervención de los portavoces de varios grupos políticos, la primera teniente de alcalde, Dª María José Valencia, depositó el bastón de mando a los pies de la imagen de Ntro. P. Jesús Nazareno.